Skip to main content

La deriva «¿Quién dio la orden?» propone diversos recorridos urbanos por aquellos lugares donde emerge la exigencia de responsabilidades frente a los (por lo menos) 6.402 «asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado» (JEP) y donde emerge la memoria de las personas que fueron victimizadas.

¿Quién dio la orden?

Las calles de Bogotá reflejan las disputas territoriales por la memoria en Colombia. Un ejemplo muy claro de esto lo encontramos en lo que se ha denominado «falsos positivos», la ejecución extrajudicial de civiles presentados por la Fuerza Pública como “guerrilleros dados de baja en combate”. Jóvenes que fueron engañados con promesas de trabajo y fueron trasladados en operativos masivos y permanentes durante años para después asesinarlos y así justificar la guerra contra los grupos insurgentes.

Organizaciones de DDHH, agrupaciones de familiares y colectivos solidarios han denunciado esta tenebrosa práctica de todas las maneras posibles. Una de ellas ha sido el muralismo. Los murales en las calles expresan ante la opinión pública lo que los medios masivos de difusión de información han querido ocultar o minimizar: la responsabilidad del Estado en una práctica de exterminio sistemático contra miles de personas. La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) identificó que entre 2002 y 2008 se produjeron, al menos, 6,402 ejecuciones extrajudiciales. Cifras y más cifras que engrosan las listas de «victimas» del conflicto armado en Colombia y que las instituciones dicen estar esclareciendo mientras sus responsables ocupan cargos de poder.

La Campaña por la Verdad impulsó el mural «¿Quién dio la Orden?», que inmediatamente después de su realización fue censurado por efectivos del Ejército Nacional. Los censores consiguieron lo contrario de lo que esperaban pues hicieron virales en las redes sociales los rostros de los responsables de este escabroso crimen. Amparado por una sentencia de la Corte Constitucional el mural se realizó de nuevo. Realizado en dos ocasiones, dos veces fue borrado.

Imborrables, proceso de geoactivismo liderado por Human Rights Everywhere-HREV, realizó una intervención mural que rinde homenaje a una de esas víctimas, Alix Fabián Vargas. La intervención en una calle bogotana se desarrolló junto con el colectivo Dexpierte, la artista Lucía Vargas y en compañía de la familia de Fabián, que estuvo presente durante toda la intervención. En el sitio web de esta iniciativa pueden encontrar
tanto la historia de Fabián como la memoria de la intervención y el video clip de la canción “La verdad nos hará libres”, que será lanzada próximamente en las redes sociales.

Esta intervención mural se suma a las narrativas que cuestionan el relato hegemónico sobre lo que ha sucedido en Colombia y es en las calles donde lo expresamos, en juntanza con las familias y cartografiando esas memorias en un mapa vivo de las calles de la ciudad.

La deriva

 

La deriva «¿Quién dio la orden?» recoge expresiones urbanas que interrogan, denuncian y claman «¿Quién dio la orden?».

  EM24EM25 • EM26